Páginas vistas en total

miércoles, 29 de agosto de 2018

EL POTENTADO DE LA AUTOMOCIÓN

Cuando la pasada semana os hacía partícipes de mi vecindad de parking con una excavadora, recordé una anécdota de esas que años después explicas entre risas pero que en el momento sufres con lágrimas en los ojos... Dicho coctel de sentimientos viene de la mano de la adquisición de mi primer y único coche...



Como ya os conté en la mencionada entrada, el coche de la familia fue la primera posesión conjunta que tuvimos yo y mi mujer, aun sin estar viviendo juntos. Lejos quedan aquellos días en los que teníamos ahorros suficientes para pagar el coche a tocateja... hoy me parece de ciencia ficción pensar en ello! El caso es que teníamos muchos proyectos e intenciones de manera que dimos una buena entrada para el pequeño C3 pero financiamos el resto, como casi todo hijo de vecino...

… recuerdo la escena inicial como si tuviese el hombre del concesionario delante mientras tecleo... Seguramente fue la venta más fácil que hizo en su carrera. Llevábamos muy bien estudiado el modelo y gama de coche que queríamos y, sinceramente, sólo íbamos buscando que el vendedor nos cayese bien y, por supuesto, esperar algún que otro regalito... El obsequio vino en forma del techo de cristal eléctrico que tanto me gustó requetemirando catálogos. Al día siguiente de dejar la paga y señal acudimos de nuevo al concesionario con los datos necesarios para financiar la operación. El chico nos explicó todos los tejemanejes de los cobros, etc... y nos dijo que la primera letra de las que nos esperaban mensualmente durante 5 años vendría en el mes de octubre. Tras imprimir 50.000 hojas y antes de firmar me dio por revisar las fechas de las cuotas y observé que la primera aparecía con fecha de Septiembre...

… cosa que me daba totalmente igual! Pero pensé en hacérselo saber al buen hombre. Él me dijo que no daba igual en absoluto y que procedía a cambiar el contrato de inmediato. Me comentó que tardaba unos minutos pues no era en si una modificación de contrato de compra sino hacer un contrato nuevo. Así lo hizo y así firmamos...

Llegó el mes de Septiembre y oh sorpresa, nos llegó una cuota... Inmediatamente avisé al concesionario quien sin dudarlo me indicó que la devolviésemos y que "ya lo aclaraban ellos con la financiera" ya que al parecer ambos contratos, el erróneo y el correcto, figuraban como activos en la base de datos. Por mi parte y, como nunca me he fiado del que alguien arregle algo que va a tocar a mi bolsillo, llamé a la financiera para avisar del problema y de cual iba a ser mi proceder previo acuerdo con el concesionario: Devolver el recibo, esperar que llegase el de Octubre y ese si, pagarlo... La cosa no era sencilla pues en Octubre si la cosa no se arreglaba a tiempo recibiría 2 notas de pago, la primera del contrato "bueno" y la segunda del "malo". En la financiera alabaron mi buen hacer y me aseguraron que no habría ningún problema.

Cercano a mi cumpleaños, ya en octubre recibí 2 regalos: La primera cuota correcta del vehículo y una llamada de Vanesa, mi mujer y por entonces novia: Le habían llamado de la financiera ya que habían visto que tenían 2 recibos devueltos por el banco. Ella les dijo que hablasen conmigo y que todo estaba controlado... Si, hasta entonces!!!

Casi colgando a mi amada recibí la esperada llamada telefónica... Una amable señorita me dijo muy amistosamente que había recibido unas devoluciones, etc... le expliqué que todo estaba bajo control, que el concesionario estaba al caso del problema que había sucedido (por culpa de ellos), que la financiera también y que, por cierto... que con quien estaba hablando? Oh! Había entrado en el bucle del infame departamento de recobros! Yo que iba sobrado de buena fe sabía que a pesar de la mala fama de dichas secciones de las empresas no habría ningún problema y le dije que sin ningún problema el recibo correcto sería pagado... Ella procedió a teclear sonoramente en su ordenador y me dijo: Muy bien Señor Alberto! Así pues... cual de los 2 coches que ha comprado va a ser el que pague ahora mismo?

Recordáis el reto ese del Ice Bucket en el cual gente se grababa por internet dejando que le lanzasen un cubo de agua helada por encima? Pues yo lo conocí en ese momento y sin cámaras ni acciones benéficas de por medio!

2 coches? Perdone Señorita... 2 coches? Eso le pregunté a lo que ella contestó: - Si, Señor Alberto, usted ha adquirido 2 vehículos. Intenté hablar con sangre fría aunque esta hervía tanto que mis glóbulos, los blancos, los rojos, y los negros (estoy seguro de que ese día los tenía) se evaporaban por momentos! Le conté la historia detalladamente y que lo que habían eran 2 contratos, uno correcto y otro no, no 2 vehículos! Ella insistió en que aparecían 2 coches a nombre de Vanesa y al mío!

… Me vi saliendo por televisión meses después, en un futuro hipotético, en algún programa de sucesos de esos donde aparece un pobre diablo al que un error burocrático han convertido en carne de caída de jabón en la ducha de una prisión Turca! 2 coches!!! Aun no había ni pasado la primera revisión del único que tenía! Me harían llevar el otro y procederían a hacer un cambio de aceite invisible?

Por suerte tuve un instante de lucidez y le pregunté a la amable señorita que si en el contrato aparecía el número de chasis de mis 2 vehículos. Respondió afirmativamente y ante mi ruego leyó ambos para constatar que eran el mismo número. Ante la imposibilidad de este hecho entendió al fin el error y me dijo que no me preocupase y que pasaba nota para que no me molestasen más...

… pero dicha nota debió quedar en la misma carpeta que la reclamación que supuestamente hizo el vendedor del concesionario ya que, durante 2 semanas estuvimos recibiendo tanto Vanesa como yo llamadas cada 30 minutos reclamando el pago de las cuotas retornadas. Habíamos entrado en un bucle sin fin! Explicábamos la historia una y otra vez a personas distintas que finalmente comprendían todo, juraban y perjuraban que dejaban constancia del problema para solucionarlo para luego recibir una nueva llamada en la que todo empezaba como en Atrapado en el Tiempo!

En una de las conversaciones mi mujer le dijo a una de las operadoras que si seguían llamándola no íbamos a pagar, textualmente, una puta mierda ya que íbamos a ser despedidos al estar nuestros jefes hartos de tanta llamadita en horario laboral. A otra de las señoritas (no llamó ningún ser de género masculino) que me dijo que iba a pasar a la lista de morosos le dije que tal vez me tuviese que poner también en la de criminales de guerra! Finalmente, 2 semanas después de empezar la pesadilla di con una chica que realmente se preocupó por el tema de verdad, dándome su nombre, su teléfono directo y que finalmente me indicó como echar cal viva al cadáver del segundo coche que nunca tuve... No os lo perdáis! En dicho proceso el empleado del concesionario tuvo que entregarme una declaración jurada en la que daba fe de su error!

Pues si... durante 2 semanas fui propietario de 2 vehículos... He de reconocer que el segundo al que nunca vi se aparcaba en cualquier sitio, no consumía nada de combustible pero, eso si... me salía un tanto caro para los kilómetros que le hacía!

Durante un tiempo, y con esa buena fe que me sobraba y que ahora me falta a espuertas, me dije a mí mismo que aquellas señoritas, más o menos competentes, sólo hacían su trabajo... Si, me lo dije hasta que fui a la fiesta de cumpleaños de una amiga de mi mujer, que trabajaba (lo supe esa misma noche) en un departamento de recobros y, oh sorpresa, el resto de invitadas (yo era el macho dominante de la fiesta) a la celebración eran compañeras de trabajo! Se pasaron la velada dejando claro la pasión que sentían por su trabajo y riéndose de todos aquellos morosos caraduras a los que bombardeaban a cada minuto. Se regodeaban en como les decían cosas que me hacían llevarme las manos a la cabeza... Si! Algunos de ellos serían morosos cara duras de verdad, pero empaticé con aquellos otros que, como yo, tal vez adquirieron un segundo vehículo fantasma y ahora eran víctimas de aquellas auténticas Arpías!

2 comentarios:

  1. Si es que a veces creo que no quieren escuchar. Se obcecan en que debes ese dinero y ya no escuchan ni ruegos, ni consultas ni nada parecido a una queja. Ponen el piloto automático y arreando!.
    Me ha gustado mucho tu post.
    No conocía este blog, te seguiré de cerca.
    Te dejo enlace al mío por si te apetece pasarte a echarle un vistazo, soy novatilla, apenas unos meses así que las quejas y repoches se admiten, pero con cariño jajajaja.

    https://similocuramedeja.blogspot.com/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias por pasarte por aquí y tener la paciencia de leerme! Me he pasado por tu blog y las 2 entradas que leí me gustaron mucho! Hasta pronto!

      Eliminar